¿Qué coche usado familiar hay que elegir?

 

El abanico de coches familiares que podemos encontrarnos en una página de coches de segunda mano es infinito, casi cualquier modelo que se venga a nuestras cabezas estará a nuestra disposición.

Pero hay que ser realistas y partir de un presupuesto que tenga en cuenta todo tipo de variables, como el mantenimiento del coche que se tendrá que llevar a cabo a lo largo del tiempo. Cada marca nos ofrecerá una serie de alternativas que casarán con lo que cada uno de nosotros tenemos en mente.

Al igual que hay multitud de tipos de familia (con 2, 3 o más hijos, suegra incluida, etc…), también habrá coches para familias de todo tipo, tengan más o menos ingresos, les gusten más los motores diésel o gasolina.

Si queremos disfrutar de coches familiares de gran potencia, entonces los alemanes tienen algo que proponernos. Por ejemplo, las versiones Avant de Audi (en sus modelos A4 o A6) y con tracción quatrro, que a finales de los 90 puso patas arriba este tipo de segmento. Se vendieron gran cantidad de modelos, que a día de hoy pueblan el mercado de coches de segunda mano, lo que les hace una opción atractiva, también en cuanto a precio se refiere. BMW es una buena alternativa en cuanto a potencia y nos asegura una mayor comodidad, seña de distinción de la que siempre se ha vanagloriado la marca bávara. En este caso habría que buscar por las versiones Touring.

Volkswagen se ha erigido como la mayor competencia a los reyes del vehículo familiar de lujo. Con su Passat Variant aúnan lo mejor que ofrecen sus rivales, aunque a precios que pueden estar lejos del bolsillo del pueblo, rompiendo así con el significado de su nombre en alemán (coche del pueblo).