La oficina de un trabajador freelance

Muchas personas tanto jóvenes como mayores, hombres o mujeres que se han quedado sin trabajo y no tienen ninguna perspectiva de encontrar un empleo, se han decidido de trabajar por cuenta propia, ofreciendo sus servicios a las empresas para trabajos puntuales en concepto de trabajador freelance. Los trabajadores freelance a menudo tienen una calificación muy alta y están especializados en ciertas tareas como por ejemplo programadores, periodistas o músicos. Típico para un trabajador freelance es su independencia personal. Puede organizar sus condiciones de trabajo a su manera y no depende de las instrucciones de su cliente referente a tiempo, lugares etc., ya que no suele estar integrado en la estructura organizativa del cliente.

Para el freelance muchas veces su piso o apartamento también es su sitio de trabajo. Tiene la ventaja que aquí nadie puede molestar, no se pierde tiempo en caminos y se ahorra gastos. Sin embargo faltan estímulos e impulsos externos y el intercambio. Por eso quien busca contacto social y compañía, aparte de quizá su mascota, antes o después busca alternativas para tener auténticos compañeros de trabajo.
Para no estar todo el día sólo se ofrece la posibilidad de ir a una cafetería para trabajar allí. Hay personas que encuentran el posible alboroto a su alrededor estimulante.
Quien así lo prefiere, también tiene la opción de visitar una biblioteca para trabajar. Aquí suele haber otras personas, pero hay más tranquilidad que en una cafetería. Al igual que en la cafetería, la estancia en una biblioteca resulta ser completamente anónima.
Una alternativa para un freelancer es compartir una oficina. Principalmente en ciudades grandes hay bastante fluctuación en oficinas compartidas, las ofertas se encuentran en el internet o a través de otros trabajadores freelance del mismo sector.

También los contactos Zaragoza pueden dar consejos al respecto. La ventaja de integrarse en una oficina compartida es tener que pagar sólo una fracción del alquiler y tener disponible normalmente ya impresora, fax, teléfono e internet.
La forma más novedosa de trabajar sólo pero no solidario es el así llamado coworking. Personas de los sectores más diversificados trabajan juntos en amplias estancias. Esta forma de trabajo permite a profesionales independientes, emprendedores y pymes de diferentes sectores compartir un mismo espacio de trabajo, tanto físico como virtual, para desarrollar sus proyectos profesionales de manera independiente, a la vez que fomentan proyectos conjuntos.